sábado 18 de mayo de 2024 - Edición Nº1991

Columnistas | 29 abr 2024

Universo vocabular

De hacer a ser zoon politikón

Una semana nicoleña cualquiera


Por Belén Mozzicafredo

"Hay décadas en las que no pasa nada, y hay semanas en las que pasan décadas” Lenin

Hablábamos de los modos femeninos, y siguiendo con ese tópico lo primero que traeré a mi relato fue lo último que paso, el discurso de CFK, siempre explicando hasta el cansancio; porque si debemos y sabemos de algo las mujeres es siempre “dar explicaciones”, palos si bogas, palos si no bogas, y nosotras siempre justificándonos, publicando libros, haciendo podcast, escribiendo columnas. Bien nos vendría, alguna vez, una intendente en nuestra ciudad; ciudad a la que le faltan tantas explicaciones de gestión, por lo menos para que nos diga por qué con nuestras tasas tenemos que construir y pagarle el aire acondicionado a una empresa privada de salud.

Me quedo con los discursos de CFK porque los entiendo, los entiende cualquiera, hace una transposición didáctica perfecta, la sencilla esencia de la pedagogía del querido Paulo Freire, reconoce nuestro universo vocabular, como las abuelas contándonos historias que nos alertan en la vida y, además, no nos caga con explicaciones ambiguas esta condesa.

Se burlaba un periodista que a la marcha universitaria del 23A íbamos a llevar el libro “Sinceramente”. Me pregunto si aquellos que critican libros los leen por lo menos. Sin ánimo de ofender a nadie, se dice el pecado no el pecador, una vez me preguntaron cómo hacía para tener tiempo para leer.  ¡No le contesté, ahora lo contesto escribiendo, porque encima que leo, tengo tiempo de escribir, que atrevida estoy siendo!

Cómo una mujer, un obrero, un poblador cualquiera de una ciudad, tiene tiempo de salir de los lugares que habita, aun cansados y darse un pequeño lujo como leer, escribir, ir a ver una obra de teatro, tomar un café con amigos. Bueno esa es la principal influencia de Ranciere en esta columna, ese que escribió “El maestro ignorante”, hablando de universo vocabular, decía algo tan profundo como que “cuando ya están determinados los lugares o las partes que ocupamos en la comunidad no hay política sino policía”. Les recomiendo ese libro, “El desacuerdo: Política y filosofía”, para empezar a analizar la política, y pasar a ser un zoon politikón, para entender por qué discutimos sobre el lugar de cada uno, y sobre los criterios que se usan para determinar esos lugares.

La política nicoleña, así como la provincial y la nacional, ha determinado en las últimas elecciones no solamente el lugar de las piezas en el tablero sino también el orden mismo del tablero.  Si en ese tablero no entramos todes, si no somos tenidos en cuenta, si no somos tomados como interlocutores válidos, no se quejen que “queramos patear el tablero”.

Siguiendo con Ranciere, si hubiera asistido a la marcha del martes 23 de abril, comentaría que lo que paso fue que se puso sobre la mesa, nuevamente, el acuerdo en lo que quiere decir hablar, porque los que fuimos por la calle gritábamos, hacíamos ruido, para aquellos que querían hacernos ir por la vereda. Tuvimos voz, aunque el presidente siga queriendo el “te de Ceilán” diría un Mordisquito versión 2024.

La marcha fue un éxito, nacional, no falto ninguna clase social, ninguna idea política, todos y todas hablamos, no solo hicimos ruido.  ¿Y por casa cómo andamos?

Aquí en nuestra ciudad hubo marcha, muchísima gente, estudiantes universitarios, terciarios, profesores, muchos seguramente que votaron este gobierno que está desfinanciando las universidades, algunos que estuvieron se animaron a ponerles ausente a los estudiantes que fueron a la marcha, otros, que no estuvieron, acusaron a la organización de usar los logos sin autorización.

¡Pero lo más jugoso fue el HCD, donde se debatió, y cómo!!, y aun con abstenciones se logró por mayoría emitir un documento para acompañar a las 71 universidades nacionales. “Qué es eso de universidades por todos lados!” diría una ex gobernadora, mujer ella, perdónenla, no sabe lo que hace, habemus de todo en las viñas transfeministas del señor.

Por casa, la semana fue sabrosa, hay que festejar el debate, porque al menos nos pusimos de acuerdo en que “el otro habla”, no solo hace ruido (o le busca el pelo al huevo), por ahí va la cosa, ya estamos construyendo política en serio.

Falta mucho, aún existen voces silenciadas, voces que gritan mudas, sepan que las oímos, aquellos que tenemos el oído agudo de un perro, escuchamos a nuestra manda y escribo esto con mucha tristeza porque esta semana también murió mi perrita, y aun estoy penando.

Y para terminar esta columna, con la alegría de saber que en esta semana se empezó a  escuchar las voces de muchos actores nicoleñes, con la convicción que todas las voces son válidas y ser oídos implica oír,  les dejo una recomendación cinematográfica dirigida y protagonizada por el actor Marcelo Mazzarello, su película “El ciudadano Modelo” que pueden ver gratis en YouTube, mas allá de mis críticas a su debate contra el INCAA y sus modos románticos de volver a lo vocacional, como si lo vocacional fuera una elección que no almuerza ni paga la luz, la película tiene mucho de verdad, sobre las “habilitaciones municipales de centros culturales” en una ciudad distópica, que a veces lo mejor es enemigo de lo bueno.

Es lindo encontrar estas cosas que “representan” las realidades sociales, se llama ARTE a esas representaciones, para los que no saben. Les dejo el link, https://youtu.be/2d3Wi2w_rkE?si=Mi-a6o0QWT_VZ6sN, ojala puedan almorzar los actores y actrices que no cobraron un peso porque la película es muy buena, hubiera pagado para verla. 

Un abrazo y nos estamos viendo por ahí.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

Te invitamos a compartir tus comentarios.

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate plural y del intercambio de datos e ideas. En esta línea, es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con:

- insultos, agresiones o mensajes de odio,
- desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros,
- información personal

Diario la verdad no se hace responsable de los comentarios realizados por terceros ajenos a la redacción de nuestro medio.

Más Noticias