martes 25 de enero de 2022 - Edición Nº1147

Política | 5 ene 2022

Como volverse millonario con la política

¿Cuánto nos cuesta Santiago?

Santiago Passaglia nos costó 128 millones de pesos en el 2021 y como señalan los medios nacionales, este año se incrementarán esos valores en la legislatura en un 60%


El diputado que tiene embargada sus cuentas al igual que toda su familia sin que nadie haya expresado un tibio repudio hacia  el legislador nicoleño, lo cierto es que recibe como salario, según fuentes consultadas, la suma mensual de casi un millón de pesos para hacer nada.  Sólo figurar, y haber relacalado en la legislatura por contactos cercanos con la Vidal, algo que fue un rumor muy fuerte por lo que los medios nacionales nos consultaban asiduamente; lo cierto es que con la venia de la entonces gobernadora, se premió al hijo del clan Passaglia, Santiago Passaglia, para postularse como primero en la lista de diputados por la segunda sección electoral y sin ningún reparo incluso hasta de concederle más de dos puestos extras y oficiales (algo que no está permitido)  todo pagado por la provincia. No olvidemos que paralelamente fue “docente”, administrador del Conindelta y, entre otros cargos,  administrador del Instituto de la Vivienda que manejaba discrecionalmente el papá de Santiago, el gran Ismael, al que todos los gobiernos temen, al igual que sus hijos, aún hoy.

Entre bomberos no se pisan la manguera.

En estos días, esa institución ha estado en el centro de la escena por la controvertida aprobación de una reforma que habilita a los intendentes (pero también a los propios legisladores, concejales y hasta consejeros escolares) a una nueva reelección. En ese trámite se pudo ver uno de los rasgos que la caracteriza: es un ámbito en el que las fronteras partidarias están muy desdibujadas, afirma un medio capitalino y continúa: “Todos están afiliados al partido de la Legislatura”, donde oficialistas y opositores parecen compartir códigos comunes y se mimetizan unos con otros. Sin embargo podemos afirmar  que no todos son iguales, diría mi abuela, por supuesto. Hay legisladores honrados y trabajadores, pero les cuesta marcar la diferencia. Hay una cultura dominante de la que nadie habla en la legislatura que bendice con dineros un reparto de privilegios que, como afirman, no resistiría ni la más liviana auditoría.

No todos son iguales.

La Nación va por más y asegura que generalmente se asocia a las bancas legislativas con poltronas de privilegio, sin detenerse demasiado en sutilezas ni en la importancia fundamental que tienen esos actores para la vitalidad democrática. Desde ese prisma simplificador, suele creerse que un legislador solo trabaja cuando sesiona, para muchos es así, (sin computar la dedicación casi obligada que demanda la elaboración, el estudio y el debate de un proyecto de ley en todo el proceso previo a su llegada al recinto, como debe ser). Con brocha gorda, muchos creen que los diputados o los senadores que viajan a sus distritos se van de vacaciones, y para muchos es así, o van cuando hay alguna campaña y fotos exclusivas, sin embargo el contacto frecuente debiera ser una parte esencial de su función legislativa. También es cierto que, en cuerpos colegiados y numerosos, los malos ejemplos de algunos suelen manchar injustamente la reputación del conjunto.

Según un periodista especializado que sigue de cerca los temas legislativos, afirma que en todo el año pasado, ninguna de las cámaras sesionó más de diez veces. El trabajo en comisiones es por lo menos magro. Hay legisladores que prácticamente no van a La Plata y que pasan años sin presentar un proyecto. Esta realidad contrasta con un “dato duro”: los bonaerenses son los legisladores mejor pagos del país. Lo ocultan (y es probable que lo nieguen), pero cobran, entre dieta y “gastos reservados”, unos 800.000 pesos por mes: casi tres veces lo que cobra un diputado nacional.

Basándonos en notas de un diario capitalino especializado, se asegura  que para  el año que acaba de terminar, la Legislatura tuvo un presupuesto de 17.700 millones de pesos (128 millones anuales por cada uno de los 138 legisladores). Para este año crecerá casi un 60 por ciento: serán 27.900 millones.

Todo esto será el caso de las oscuridades de la política que permite a muchos tener una caja por cuatro años y que nada harán por la ciudad o la sección que les dio los votos.  Cuatro años sin proyectos, pero con una convicción que no vacilan los de Juntos por el fuego, como ha sido el deporte de quemar islas que como bien sabemos y pudo comprobarse, eran del joven diputado Passaglia. Sin que medie ninguna sanción por el humo Passaglista, todo quedó en la nada y fue sólo eso, humo. Santiago quería sancionar a los que incendiaban campos, como para desviar el tema o el fuego o el humo de sus islas.  Artera jugada muy propia de Juntos por el cambio, y una sociedad que no vacila, todo lo contrario, con bendecir a los sucios de la política con su voto.

Esperamos que los diputados recientemente elegidos por la ciudad, honren el voto que les dio ese lugar, aunque como concejal, el elegido por ocho años, Pasqualin –radical agorilado passaglista- nunca presentó un proyecto, y sólo levantó la mano al calor Passaglista.  Algo que nunca necesitó Naldo Brunelli para hacer grandes obras por las que ya se lo reconoce en la ciudad; nunca necesitó una banca para figurar y nunca se olvidó de San Nicolás y su gente.

San Nicolás, acaso cuna de algunos héroes y por qué no, al decir de Asís, de muchos garcas.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

Te invitamos a compartir tus comentarios.

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate plural y del intercambio de datos e ideas. En esta línea, es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con:

- insultos, agresiones o mensajes de odio,
- desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros,
- información personal

Diario la verdad no se hace responsable de los comentarios realizados por terceros ajenos a la redacción de nuestro medio.

Más Noticias