domingo 20 de junio de 2021 - Edición Nº928

Política | 28 may 2021

89 millones

Si tiene, que la ponga

Manuel Passaglia cacarea y de los más de cien millones que se guarda, no los usa para contratar personal de salud para el dispensario zona norte, mal llamado hospital


Los ochenta millones que el intendente recibió para salud lo habrá destinado a las escalinatas del club Regatas, desentendiéndose de la realidad sanitaria de su ciudad. El siguiente paso es reinaugurarlas como hace cada dos años.

Una ciudad donde a los docentes y auxiliares de salud se les obligaba a sacar carpeta médica y no decir que se contgiaron de covid

Una ciudad donde el 50% de los testeados da positivo a covid, el intendente no da partes.

Una ciudad donde un falso hospital que así lo demuestra no sirve para dar respuestas, como siempre dijimos , salvo que por su falta de atención, colabora con el colapso del hospital que es para todos.

Alejándonos de la realidad, el intendente oculta información a la población

La zona se pone caliente y el ejecutivo municipal y la secretaría de salud no informan de fallecidos, contagiados y resultados de testeos a la población.

El intendente y sus miserias. Manuel Passaglia no quiere vacunar en su hospital de pocos servicios a la población, porque no invierte en camas a pesar de las llevadas abruptamente como es su costumbre, arrebatándoselas al hospital San Felipe, y donde tampoco contrata personal ni habilita camas para evitar que colapsen los centros de salud.

En realidad le queda grande el dispensario de zona norte, debido a que no pudo vacunar en su centro favorito de desatención primaria de salud y lejos de una política pública de salud,  derrumba edificios y se desentiende de una realidad que apremia.

De esta manera y sin actualizar datos, ya que no existen recomendaciones oficiales claras, la población nicoleña vive y se mueve como si estuviéramos en fase cinco, a pesar de que la provincia ubicó a la ciudad en fase 2.

El intendente no ahorra, realiza gastos innecesarios y hace campaña feliz por los muertos de la ciudad y los centros de salud colapsados, pero no ahorra en arreglar las veredas de la entrada a la ciudad, como si fueran más urgentes que la salud de los vecinos. 

Dinero mal habido. El intendente tiene plata de sobra, y si tiene plata como bien se sabe que la tiene, que la ponga donde hace falta, en salud, camas, personal, ayuda a los comercios, y controles. 

Le quedó grande la intendencia, pese a su papá, un médico de pueblo que llegó a las grandes ligas solo para hacer negocios, pero de atención en salud, hace agua como con el enriquecimiento ilítico y los embargos a la familia. 

Gracias Manuelito

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

Te invitamos a compartir tus comentarios.

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate plural y del intercambio de datos e ideas. En esta línea, es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con:

- insultos, agresiones o mensajes de odio,
- desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros,
- información personal

Diario la verdad no se hace responsable de los comentarios realizados por terceros ajenos a la redacción de nuestro medio.

Más Noticias