11 abril 2019 9:43 am
Sección: Generales

Imaginemos querer dormir y pasadas las 12 de la noche, el incesante peloteo de una cancha de paddle no cesa

FacebookTwitterWhatsAppGoogle+
56706166_2206775046064743_2923175280191209472_n

Sin una ordenanza que regule los horarios de la actividad deportiva en zonas urbanas, los vecinos de las nuevas canchas de paddle de Soler y Mitre, soportan pelotazos diarios y gritos, hasta pasada las 1:30hs de la madrugada.

Desde que comenzaron a funcionar, los vecinos del lugar, no tienen vida. Están de lunes a lunes hasta pasadas las 1 hs de la mañana, nos comentan. Por éste motivo se radicaron denuncias al 147 y se presentó una nota en el municipio, pero contralor les dice que no pueden hacer nada por orden de Manuel.

Hasta el momento, todo sigue igual … ¿quien vela por los derechos de tantas familias, en especial las 28 familias del edificio de Soler 23 que no pueden descansar?.

Ellos en teoría tienen permiso hasta las 00 hs para la actividad y casi nunca se respeta. Los vecinos averiguaron por la ordenanza municipal y en el municipio no supieron qué responder. Nuestro medio consultó varias fuentes y todas contestaron que no existe ninguna ordenanza que regule la actividad deportiva, ni los horarios limites para cada actividad cuando ellas ocurren dentro del casco urbano.

En contralor municipal les sugieren a los vecinos que llamen al 147 y esperen… (una clara burla como las tantas con las que el intendente se desentiende de todo reclamo de los vecinos que no son sus amigos).

Los vecinos presentaron una nota que obra en nuestro poder, por ruidos molestos al municipio, sin respuestas….

Foto: pasada las 24hs como se puede apreciar, siguen jugando como si nada, porque no convive con ese ruido molesto el joven intendente que pasea por la ciudad hasta pasadas las 3am casi todos los días. Estas canchas fueron inauguradas con la presencia de Manuel a quién les aseguró vía libre para que se juegue hasta la hora que quieran, claramente en contra de los vecinos que no pueden descansar.

Hasta aquí la oficina de contralor municipal obedece a Matteucci, porque cuando el funcionario los llama por ruidos molestos provenientes de una cancha de paddle muy cercana a su domicilio, raudamente acuden los inspectores para que cumplan el horario.
Otros vecinos no tienen la misma suerte. Por ejemplo los vecinos de calle Soler y Mitre, o los vecinos de calle Cochabamba que ya mencionaremos en nota aparte.

¿El dato curioso?
La cancha la bolea, cerquita de la casa de Ignacio Campanita Matteucci, no es de las más beneficiadas ya que el municipio les hace cumplir el horario, los molesta todo el tiempo desde contralor por ruidos molestos, y les complican la vida cuando hay torneos, pero de ésto nadie habla.

Nosotros escuchamos a los vecinos y nos preguntamos lo mismo, ¿Quien pone límites? o en el peor de los casos, ¿quién escucha a los vecinos?, porque si vamos al caso, hay vecinos que parecen de segunda cuando el municipio no cumple con la función de proteger un bien tan necesario como es el descanso, la seguridad o las respuestas a tiempo.

FacebookTwitterWhatsAppGoogle+
Comentarios
[fbcomments]

Mostrando 2 Comentarios
  1. Anónimo dice:

    Si es de passaglia junto con el dueño de la caleta en sociedad

  2. Anónimo dice:

    No sólo son las cachas también los depósitos talleres panaderías donde hacen y cocinan negocios con portones grandes y camiones que al retroceder hacen ruidos a las 7 hs los domingos no deberían estar autorizados en la ciudad

Aviso editorial: Su comentario será observado por un administrador y aguardará aprobación.