23 marzo 2019 10:23 am
Sección: Política / Seleccionadas

Atanor de San Nicolás viola el precinto industrial al inaugurar una nueva planta de Atrazina

FacebookTwitterWhatsAppGoogle+
Atanor Argentina_opt

Hace una semana, algo que ni siquiera se mencionó locamente, Atanor redobló la apuesta de la ilegalidad y la contaminación, inaugurando una nueva planta de Atrazina en pleno radio urbano y en contra de normativas legales por las cuales se declaró a la zona como precinto industrial.

Ese predio y la planta de Atanor, está considerado precinto industrial y significa que no puede ampliar su planta productiva. Este acto y la nueva planta violan lo normado, por eso no tuvo difusión pública.

Según la ley, los municipios que adhieran a la presente deben reglamentar sobre el tema en el ámbito de su territorio, estableciendo condiciones y pautas generales de adecuación urbana para los establecimientos catalogados como Precinto Industrial, debiendo compatibilizar los alcances de la Ordenanza Municipal respectiva, con la Dirección de Arquitectura y Urbanismo de la provincia.

Sin el aval provincial, pero con impunidad local, no llama la atención que Atanor y un diputado provincial desconozcan la ley y en éste caso, una ordenanza municipal. Existiría por lo tanto, un delito de incumplimiento de deberes de funcionario público por los firmantes, que ocurre con el aval del ceo de Atanor, referentes internacionales y el diputado Passaglia que, como en tantas otras acciones parece desconocer lo que significa la ley y lo que es llamado precinto industrial igual que la empresa que contaría con el aval internacional para contaminar.

Se considera como precinto industrial “al predio destinado a una actividad industrial que, cumpliendo con las reglamentaciones vigentes de calidad ambiental, se encuentra fuera de las zonas aptas delimitadas por el Código de Zonificación Vigente y no provoca perjuicios efectivos dentro del emplazamiento que ocupa”. Algo denunciado internacionalmente.

La frutilla del postre es la bendición del párroco de la capilla de la Medalla Milagrosa a la planta; una paradoja si recordarámos al padre Marcelo Domenech, quien fuera un ferviente defensor de lo ambiental y un denunciante asérrimo, por ser los vecinos víctimas de las acciones contaminantes de ésta empresa, y por lo que jamás habría bendecido a una máquina y una planta que va a seguir enfermando a los vecinos, por no decir que seguirán produciendo muerte.

Alguna vez desde nuestro medio, titulamos “Atanor mata” y a nadie le importó. Pero tan ilegal es que la difusión de ésta planta de atrazina se hizo ocultándolo a los medios locales, y en plena oscuridad para su difusión pública.

FacebookTwitterWhatsAppGoogle+
Comentarios
[fbcomments]

Mostrando 2 Comentarios
  1. Anónimo dice:

    Atanor, Central de AES, Siderar, Carboquimica, Acopio de sustancias en zonas portuarias , entre otras tantas altamente contaminantes que nadie controla. Tasas de mortalidad por cancer que superan por mucho la medía y que a ningún organismo ambiental ni gremial le interesa medir. Esta es solo parte de nuestra realidad ambiental

  2. Anónimo dice:

    A nadie le importa. En villa hace 7 dias se instalo una carpa frente a ptp y a nadie le importa. Todas mentiras políticas… todos arreglos economicos, llenarsr los bolsillos es lo único importante para ellos

Aviso editorial: Su comentario será observado por un administrador y aguardará aprobación.