4 diciembre 2018 8:53 am

El destino de los convoy era el puerto de San Nicolás en 2016, pero nada se investigó en San Nicolás

FacebookTwitterWhatsAppGoogle+
elnorte5b9533ec1a968_3-puerto-2c

La hidrovía de la droga y el puerto de San Nicolás sin escáneres; muy conveniente.

A pesar de las denuncias e investigaciones realizadas en Paraguay, en fiscalía federal de San Nicolás, encargada de investigar delitos de narcotráfico nunca siguieron las pistas y se negaron a darnos información, como aquellos camiones que venían de Bolivia al puerto de San Nicolás, PAMSA y que nuestro medio difundiera. Sin embargo la justicia tapa patrones y empresarios.

En Paraguay se empezó a juzgar uno de los casos emblemáticos de tráfico de estupefacientes por el río. En un operativo en 2010 la Prefectura guaraní incautó más de 4.100 kilos de marihuana que eran transportados en barcazas. El destino final del convoy era el puerto de San Nicolás.

Seis tripulantes de una embarcación que llevaba 4.181 kilos de marihuana en dos barcazas con destino al puerto de San Nicolás, provincia de Buenos Aires, son juzgadas en el Palacio de Justicia de Asunción, por tenencia y tráfico de estupefacientes. Uno de ellos, soporta otro juicio similar, pero por llevar 715 kilos de la misma droga en otra barcaza.

Los procesados son el capitán de la embarcación, Blas Vallejos, los contramaestres Felipe Pérez, Luis Benítez, Sergio Duarte, Juan Céspedes y Aldo González, quienes se exponen a penas de entre 10 y 25 años de cárcel. Además, en la causa, hay otras tres personas prófugas.

Los antecedentes del caso señalan que la fiscal Antidrogas Gilda Villalba Tottil acusó a estas personas tras el hallazgo de 213 bolsas de marihuana prensada, en un procedimiento realizado el 27 de abril de 2010.

En aquella oportunidad, se incautó esa cantidad de droga en dos de las 16 barcazas que eran guiadas por el remolcador Julie. El operativo se realizó en la zona de Humaitá, en el departamento de Ñeembucú, frente a la provincia de Formosa.

Las bolsas de droga, según las investigaciones, fueron subidas a las barcazas en la zona de San Pedro y en Chaco’í, en dos partidas. De acuerdo con la acusación de la Fiscalía paraguaya, el convoy había partido desde la zona de Corumbá, Brasil, y tenía como destino final el puerto San Nicolás.

La macoña, como se la conoce en el Paraguay, estaba en dos barcazas, las cuales, según sostiene el Ministerio Público, fueron cargadas en dos etapas, entre el 21 y 22 de abril de ese año. La fiscalía sostiene que 113 bolsas de la droga, fueron cargadas en Puerto Rosario, una localidad que se encuentra en el departamento de San Pedro, en la región Oriental del Paraguay.

Luego, el convoy bajó por el río del mismo nombre del país, y quedó en la comunidad de Chaco’i, en el departamento de Presidente Hayes, Chaco Paraguayo. En este sitio, se alzaron supuestamente otras 100 bolsas con la marihuana.

La carga estaba oculta en compartimientos para los tanques de lastre, que son recintos cerrados donde existe condensación de gases tóxicos, por lo que está prohibido su ingreso sin equipos y extracción de los gases.

Según la fiscalía, este trabajo fue importante, ya que no se puede ingresar de cualquier forma a este lugar, en forma solitaria y mucho menos por una sola persona. Además, hay que tener en cuenta la cantidad de droga incautada.

Después, la carga iba a bajar por el río Paraguay, seguir luego por el río Paraná, para finalmente ser descargadas en el puerto San Nicolás, ya en Argentina. La fiscalía local no tiene establecido aún si cómo se iba a cambiar la droga, o si los pagos se iban a hacer por soja, como en un primer momento se manejó en las investigaciones.

Afortunadamente, los agentes antidrogas hicieron un operativo el 27 de abril del 2010, en la zona de Humaitá, Ñeembucú, frente a la mencionada provincia de Formosa, donde detuvieron la embarcación e incautaron la importante carga de más de 4 toneladas valuada en varios miles de dólares.

El juicio oral se desarrolla ante las juezas de Sentencia, Mesalina Fernández, Blanca Gorostiaga y Gloria Hermosa, las que fueron recusadas en dos ocasiones por las defensas de los seis acusados, para tratar de paralizar el juzgamiento.

No obstante, los pedidos de los defensores fueron rechazados en dos ocasiones por el Tribunal de Apelación en lo Penal, Segunda Sala, de la capital paraguaya, y luego por la Corte Suprema de Justicia, máximo organismo judicial.

En la audiencia oral, ya declararon varios testigos, los que hablan de la carga, de la forma en que se manejaba la tripulación del buque Julie, y quiénes podrían haber participado del hecho.

La fiscala Antidrogas Gilda Villalba Tottil sostiene que los seis procesados tienen responsabilidad en el hecho punible. Por su parte, el abogado Eduardo Lezcano, defensor de Felipe Pérez, sostiene que es improbable que la carga se haya hecho en dos etapas.

Una vez culminadas las testificales, pasarán a las pruebas documentales, para finalmente, dictarse una sentencia condenatoria o absolutoria en el caso.

Paralelamente a este juicio oral, uno de los acusados, Juan Céspedes, también está procesado por otra carga de marihuana de 715 kilos de la droga, hallada en otro comboy, que también tenía destino al puerto de San Nicolás. Según sostiene el fiscal Antidrogas, Marcelo Pecci, el encausado Céspedes, descendió el 24 de abril del 2010, de la embarcación Julie ­–donde luego hallaron los 4.181 kilos de marihuana– para abordar el buque de nombre John Connor.

En este navío, el 26 de abril del 2010, cargaron en la zona de Chaco’i, otros 715 kilos de marihuana, en la zona del lastre de la embarcación, en un operativo similar al usado en el barco Julie.

La droga también debía ir con destino al Puerto de San Nicolás, Buenos Aires, donde se iba descargar. No obstante, la intervención de los agentes antidrogas también frustró este envío de macoña.

En este caso, también está acusado Juan Román Calonga, un sereno de otra embarcación que es acusado por la fiscalía porque se encontraba a metros de donde se realizó la carga de la macoña, y supuestamente no vio nada. También hay prófugos.

Este juicio oral debe hacerse ante los jueces de Sentencia, Carlos Hermosilla, Sandra Farías y Wilfrido Peralta. Sin embargo, debido a que Céspedes está justamente siendo juzgado por los 4.181 kilos de marihuana, este proceso está a la espera de realizarse apenas concluya el primero.

A raíz de que los dos operativos fueron realizados casi con un día de diferencia y una misma persona aparece relacionada a ambos operativos, así como que se usó similar modus operandi e iban al mismo puerto San Nicolás, los fiscales paraguayos creen que se trata del mismo grupo delictivo.

Con ello, la hipótesis que manejan es que de esta manera es que transportan las drogas hasta la Argentina. Es decir, utilizan los compartimientos de lastre para llevar la droga sin ser detectados, ya que el sitio tiene gases tóxicos y normalmente no es revisado en los controles normales.

Los dos operativos fueron realizados luego de un arduo trabajo de inteligencia de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), que es la institución que se dedica a la lucha contra las drogas en el Paraguay, conjuntamente con la fiscalía Antidrogas, ya que participaron varios agentes, entre ellos, el abogado Francisco José De Vargas, actual ministro del Interior del gobierno del presidente Horacio Cartes.

FUENTE: CRUZDELSUR.COM.AR
https://www.lt10.com.ar/noticia/96285–La-hidrov%C3%ADa-de-la-droga

FacebookTwitterWhatsAppGoogle+
Comentarios
[fbcomments]

Mostrando 4 Comentarios
  1. Anónimo dice:

    Y la Aduana no tiene nada que ver???. No se puede hacer nada sin dejar afuera a la Aduana de San Nicolás. Nadie va a investigar???. Son siempre los mismos truanes.

    • Ciudad Oculta dice:

      La aduana de SN te controla al detalle los paquetitos sin valor y dejan pasar barcos llenos de falopa y contrabando….:(

  2. Jorge dice:

    Una empresa de San Nicolas también tiene puerto en Paraguay… Servicios Portuarios PTP

  3. Anónimo dice:

    Y LA MINISTRA BULLRICH NO INTERVIENE O YA NO LE INTERESA EL TEMA DROGAS.

Aviso editorial: Su comentario será observado por un administrador y aguardará aprobación.