13 septiembre 2018 1:38 am
Sección: Política

Esa te la debo: 10 millones menos para San Nicolás

FacebookTwitterWhatsAppGoogle+
manuel-passaglia-300x219

Es el equivalente a lo que gastó el municipio para obras de pavimento en su primera etapa. Hace unos días nos enterábamos que se derogó por decreto de necesidad y urgencia el Fondo Federal Solidario que transfería recursos a los municipios para hacer obras.

Pese a la mala noticia, Passaglia buscaba calmar el gallinero y reconoció que el recorte se vería compensado por una mejor administración. “Hemos tenido mayores inconvenientes, recibimos un municipio quebrado y supimos reponernos” comentó el septuagenario dirigente desde su despacho en la capital provincial, y le ordenó a su hijo hacer uso del fondo de financiamiento educativo para sostener las obras ya licitadas.

En sintonía, uno de sus secretarios conocido por firmar licitaciones y mirar para el costado (al mismo tiempo), sostuvo que “la obra pública no se frena”. Pero las promesas tienen vuelo corto en estos tiempos, y es que las presiones judiciales sobre el municipio para observar el destino de fondos con asignación específica los ponen en un lugar incómodo para actuar con la libertad del 2013 cuando el clan passaglia llegó a indagatoria a mano del fiscal Di Lello. Incluso estaba en apuros su secretario de obras públicas Marcelo Lencina, también imputado en su momento, y de quién se dice que hoy cuando escucha las palabras “malversación de fondos” tiembla como una hoja. Es que ya se sabe, este año la Cámara Federal de Casación Penal declaró la imprescriptibilidad de delitos de corrupción.

En definitiva, la ciudad pierde recursos para 2019 y el silencio oficial aunque predecible, se siente. Todos presenciamos atónitos cómo los dirigentes sentados en la legislatura, como es el caso del primogénito Santiago Passaglia (si a esta altura se mareó con los nombres, no se preocupe no falla su memoria a corto plazo, es normal, sucede que hay un Passaglia en cada poder del Estado), no dicen nada y parecen no defender los intereses de la ciudad con tal de quedar bien frente a la Corona. Probablemente desde la vuelta de la democracia nunca se tuvo una representación política tan pobre sentada en el epicentro del poder político provincial.

No es por preocuparlos pero pensemos lo siguiente: El joven Manuel Passaglia tiene a su cargo un distrito industrial, complejo por su condición, que ya es castigado por la crisis económica y que afrontará desafíos más que importantes de cara a los próximos meses. Por eso cabe preguntarse, ¿estamos preparados para lo que viene?

FacebookTwitterWhatsAppGoogle+
Comentarios
[fbcomments]

Aviso editorial: Su comentario será observado por un administrador y aguardará aprobación.