12 agosto 2018 10:07 am
Sección: Info Foto / Seleccionadas

El negocio de los finales de obra y los vicios no tan ocultos en San Nicolás

FacebookTwitterWhatsAppGoogle+
39026921_247527432544746_4144678685141630976_n_opt

¿Se gastan correctamente los fondos de la política en San Nicolás?
La estrategia del olvido en las obras de la familia Passaglia o de Cambiemos, que es lo mismo, le cuesta muy caro a los vecinos de la ciudad de San Nicolás, donde a diario y no sin asombro, ven como las obras se realizan, y casualmente algo se olvidan y hace falta una nueva obra para corregir; algo que siempre exige un nuevo monto, casi siempre millonario, que salta a la vista de todos.

Algo que se repite.
Ya habían concluído las obras sobre calle Urquiza, pero por lo visto, se olvidaron de soterrar caños de gran dimensión, como muestra la foto. Esta constante es siempre necesaria en casi toda la obra pública de San Nicolás para rehacer la misma obra, algo que en éste caso, oculta la refuncionalización del centro de la ciudad.

Podemos hablar de ruina funcional cuando los vicios ocultos afloran habiendo transcurrido un tiempo desde la finalización de una obra. En San Nicolas los ejemplos abundan; y se infiere que algunos olvidos como vicios, justifican una nueva obra, para corregirse; pero nadie denuncia al estado o a las empresas contratistas, por las fallas. Pavimento, parques, barandas, tuberías, desagües, pérdidas de agua, etc.

Se pueden olvidar desagües, colocar mal las lámparas led en la ciudad, etc., pero todo tiene un sentido: cobrar -o como guste llamarlo el lector- por la certificación de la obra, luego por la obra en marcha, luego por el final de obra; luego avanzar, y volver a cobrar por otro nuevo final de obra de la misma obra, entonces la estrategia del olvido, parece ser más que un juego de palabras, un juego de monedas que alguien lleva para su bolsillo o como suele decirse, llevar agua para su propio molino.

Dándonos cuenta de ésta realidad, surgen algunas preguntas que ningún funcionario consultado se anima a contestar ¿A quién se pagan las certificaciones de obra? ¿quién certifica los vicios ocultos? ¿quién consulta los pliegos de licitación?

Certificaciones de obra
La certificación es un acto mediante el cual se declara que se está construyendo o modificando una edificación o una obra. Las certificaciones de obra son mediciones valoradas e incluídas en el presupuesto del proyecto, que es lo mismo que decir que son necesarias porque alguien las cobra.

“Las obras se certifican en función del avance de la misma”, sobre esta certificación el estado retiene un porcentaje del total certificado en concepto de reparo, es decir para atender a posibles daños o vicios ocultos, entonces, ¿por qué vuelven a solicitar más presupuesto para algo que hicieron mal las empresas y/o que no controló el estado municipal?

No son casuales entonces las obras que se rehacen ni las empresas que son siempre las mismas -como únicos oferentes- y que luego aparecen como aportantes de campaña; o empresas que de la nada surgen como grandes opciones para la obra pública en la ciudad. Ejemplos sobran, nombres no faltan.

FacebookTwitterWhatsAppGoogle+
Comentarios
[fbcomments]

Mostrando 9 Comentarios
  1. Anónimo dice:

    Macrista ahora, kirchnerista antes! luego del partido que vendrá.. Un sólo objetivo Robar… Si los mete presos por corrupción son presos políticos.. Que más?

  2. Anónimo dice:

    Raspado y repavimentación del míc rocentro y ahora vuelta a romper todo, intendente ladrón y oposición corruptos

  3. Anónimo dice:

    Mas seguridad en los barrios…tantos policiS locales y no sirven para nada

  4. Anónimo dice:

    lo mismo pasa con el parque San Martín, donde la mitad delas luminarias no funcionan

  5. mariiii dice:

    Las baldosas nuevas un desastres llueve y no son antideslizante, seguro algun amigo del entorno las vendes…

  6. Anónimo dice:

    Delincuentes verguenza les tienen que dar.despues le sacan plata a la gente con los impuestos que son una lacura

  7. Anónimo dice:

    propongo: cuando halla nuevas eleccione y estos crapulas intenten volver, quemen sus boletas.

  8. Anónimo dice:

    No hace falta quemar boletas, dejemos de pagar los impuestos, con las arcas vacías no podrán hacer nada, y luego votar a cualquier perro que se presente, a ver si hace algo bueno por los nicoleños.

  9. Diego Salinas dice:

    Yo propongo poner e estos tres (3) anónimos sobre la pira de boletas y encenderlas con ellos encima. Haremos un bien a la humanidad.

Aviso editorial: Su comentario será observado por un administrador y aguardará aprobación.