Licenciada en Sociología por la UBA, Directora de Diario La Verdad.

18 marzo 2018 8:51 am Del editor al lector
Por Nora Toia

Siete de cada diez familias argentinas redujeron presupuesto para gastos

Tick-en-encuesta

Un sondeo de una consultora pone de manifiesto cómo los argentinos achicaron sus presupuestos en diferentes categorías. La relación entre “precios nuevos” y “salarios viejos” es la principal causa.

Todo un signo de los tiempos: en época de alta inflación y con la mayoría de las paritarias aún abiertas, los consumidores se vieron en la obligación de ajustarse el cinturón.
Es lo que decidieron nada menos que siete de cada diez familias argentinas, que ya comenzaron a restringir sus presupuestos destinados a compras, según se desprende del relevamiento.

De acuerdo con este estudio, el 68% de las familias recortó sus gastos cotidianos como consecuencia de la caída del poder adquisitivo.
Se trata de una estrategia defensiva, en un contexto de aceleración inflacionaria -con salarios que, en su mayoría, han quedado viejos y que corren por detrás de los precios.

El rubro más perjudicado es el que engloba a “ropa, calzados y accesorios”. En ese caso, un 72% de los consumidores admitió que achicó el gasto destinado a esa categoría.

La segunda categoría donde más se sintió el ajuste fue en las salidas a comer: un 69% recortó su presupuesto.
Sin dudas, se trata de uno de los “gustos” preferidos por los argentinos, pero también, uno de los nichos más sensibles cuando el poder de compra flaquea.

En tercer lugar aparece el “entretenimiento” -como una salida al cine o teatro- que también sufrió el achique. Un 67% admitió un ajuste.

Le siguió el segmento de las “vacaciones y los viajes”. Seis de cada diez encuestados afirmó haber hecho un reacomodamiento en los presupuestos para estas actividades.

El impacto en el sector más bajo
A la hora de visitar un supermercado, un 50% de los encuestados admitió que compra menos artículos para el hogar, entre los que figuran los productos de limpieza.

Más llamativo es que un 37% dijo que adquiere una menor cantidad de alimentos, lo que habla del fuerte impacto que la inflación tiene entre la clase social más postergada.

En relación a estos dos últimos rubros -productos para el hogar y alimentos- resulta interesante observar la actitud que vienen tomando los consumidores:

En lo que va del año, el Gobierno ya incumplió con la meta del dólar: ¿qué otro ítem del Presupuesto corre peligro?

Un 65% de la gente admitió el cambio de una marca que venía comprando por otra demenor precio, aunque sepa que adquiere algo de menor calidad o un artículo que le gusta menos. Pero que debe resignar por culpa de la caída del poder adquisitivo.

En línea con esta tendencia, seis de cada diez personas aceptaron el cambio de la marca que venían eligiendo por otra “genérica” o directamente una marca propia del supermercado.
No es casual que las grandes cadenas hayanpotenciado sus propias marcas -ampliándola a todos los rubros de la canasta básica- para ofrecerles a sus clientes precios más bajos que las compañías líderes, en el marco de la guerra comercial que las grandes superficies mantienen con los mayoristas.

Un 47% de los consumidores directamente aplicó el ajuste comprando presentaciones o paquetes más pequeños de productos alimenticios o de artículos para el hogar.
Desde Radar marcan que todos los canales de venta sufrieron una caída del -2% en 2017 y los supermercados figuraron entre los más perjudicados por la retracción.
Pero lo preocupante es que, ya en enero, inclusive algunos de los jugadores que más venían aumentando su participación, como los mayoristas, exhibieron unabaja interanual del 9% en enero.

Un dato clave: el 62% mencionó que hoy siente menos confianza que hace seis meses con respecto a que él o alguien de su familia mantenga el trabajo. En tanto, un 45% señaló que él mismo o alguien de su entorno cercano perdió el puesto en el último semestre.

La caída en las expectativas positivas también queda a la vista cuando se sabe que el 65% de los consultados contestó que hoy en día siente menos confianza que hace seis meses para hacer una “gran compra” o para “adquirir un auto”.

Una cuestión relevante de la investigación de Ipsos es que la necesidad de aplicar un “tijeretazo” en el presupuesto familiar atañe tanto a la clase media alta como a la clase media-media y a los sectores más bajos de la escala social.

La diferencia, claro, está en dónde se realiza el recorte. Por lo pronto, la gente con mayores ingresos prefiere darse menos gustos “afuera del hogar”, en tanto que los de menores ingresos se ven obligados a bajar la calidad o cantidad de alimentos.

El dato político de la encuesta, aunque previsible, es que Mauricio Macri pierde puntos en la aceptación de su gobierno entre quienes se ven obligados a bajar el nivel de gastos.

FacebookTwitterWhatsAppGoogle+
Comentarios
[fbcomments]

Mostrando 5 Comentarios
  1. Anónimo dice:

    Nora, la situación no da para más. Vemos que uno que evadió impuestos por ocho mil millones está libre y por otro lado, dejás de pagarle a la provincia de Buenos Aires un inmobiliario o impuesto automotor, porque no llegaste con el sueldo, y te mandan una intimación que es casi un aviso de reclusión perpetua.

  2. Anónimo dice:

    Toda la razon Anonimo, podes ser excelente contribuyente y un mes no pagas IVA/Ing. brutos… automaticamente te inhiben y quedas fuera del sistema y no podes facturar hasta que no regularices tu situacion. Compras un vehiculo, casa, terreno o cualquier cosa que incremente tu patrimonio y mejor que puedas justificarlo porque terminas en cana y estos que evadieron durante años millones de pesos nadie se dio cuenta…. Es asi, y ya no va a cambiar mas….

    • Ciudad Oculta dice:

      Asi es, vivimos en un nuevo sistema feudal, manteñiendo a la clase dirigente (y con impunidad para hacer cualquier cosa con los recursos del Estado).

  3. Anónimo dice:

    Traté de tramitar la tarifa social de Eden para mi madre, pensionada. Me pidieron toneladas de datos, llevar a mi madre a firmar personalmente (tiene dificultades de movilidad), por poco no pretendían que además bailara el Lago de los Cisnes en la sucursal, ésa es la forma, cansar, hartar al usuario para que no moleste y después nos vienen con el cuento de desburocratizar el Estado?

  4. Anónimo dice:

    avisenle a la flia que maneja San nicolas.

Aviso editorial: Su comentario será observado por un administrador y aguardará aprobación.