Licenciada en Sociología por la UBA, Directora de Diario La Verdad.

9 marzo 2018 10:20 am Del editor al lector
Por Nora Toia

Nuestro mundo está lleno de fobias y el desprecio hacia el pobre lidera la lista

wpid-pobres1

¿Un desafío para la democracia o el mal necesario?
En un país que practica el liberalismo a ultranza, existen los ocupados en riesgo de pobreza, y los desocupados pobres que genera la misma política. El desprecio al pobre es lo que ha logrado éste gobierno acentuando el innegable prejuicio de clase.
Sin embargo todo está en la historia; Ya en la antigua Roma, se culpaba a los pobres de abusar de los servicios que se les ofrecían, no por parte del estado de bienestar sino por sus benefactores ricos, y para calmar su doble moral, dividían su desafortunado juicio hacia los pobres a los que distinguían como pobres buenos y los pobres malos.

Resulta urgente poner nombre al rechazo al pobre, al desamparado, porque esa actitud tiene una fuerza en la vida social que es aún mayor precisamente porque actúa desde el anonimato.

Las fobias son una realidad social presente y dolorosa. El problema no es la raza, etnia o la extranjería. Según Cortina, catedrática de Ética y Filosofía, el problema es la pobreza, es el pobre el que molesta. Como diría Eduardo Galeano, son «los nadie».

El rechazo y el miedo al pobre no hace más que degradar «a quien lo práctica y es un atentado cotidiano contra la dignidad de personas concretas, con nombres y apellidos».
De hecho, esta práctica se relaciona con el discurso del odio. En palabras de Cortina, y contra este discurso del odio, propone que «quien respeta a otros difícilmente pronunciará discursos intolerantes que puedan dañarles».

Ante las cifras de la pobreza, ¿hay que hablar de la aporofobia o no?
No se habla de la aporofobia que es, según el diccionario, odio, repugnancia u hostilidad ante el pobre, el sin recursos, el desamparado.

Esos pobres rechazados son los que además de generar ganancias a los empresarios, también limpia tu casa, cuida a tus hijos, plancha, cocina, lava, arreglan las cosas de tu casa, venden en las calles y están en negro. El desprecio habla de uno, nunca de ellos.

FacebookTwitterWhatsAppGoogle+
Comentarios
[fbcomments]

Aviso editorial: Su comentario será observado por un administrador y aguardará aprobación.