10 febrero 2018 8:21 am
Sección: Política

Créditos hipotecarios UVA, la historia se repite como en el 2001 y ya deben 40% más de capital

FacebookTwitterWhatsAppGoogle+
créditos hipotecarios

Endeudarse en UVAs implica correr un riesgo muy importante que buena parte de los deudores no entiende.

Cada 10 créditos hipotecarios que se otorgan en Argentina nueve son bajo la modalidad UVA, según datos de inmobiliarias, bancos y Colegios de escribanos.

Para noviembre del año pasado ya advertían que quienes tomaron créditos en UVAs ya debían 40% más que en el inicio, como por ejemplo los créditos hipotecarios UVA, ahorro Joven Procrear.

Hacia fines de año, la mayoría de los analistas coincidía en que la modificación de las metas inflacionarias repercutiría en una suba en el monto del capital que se indexa por el coeficiente UVA que publica el BCRA diariamente.

Como venían advirtiendo economistas y analistas financieros, la inflación complicó el capital adeudado por aquellos que tomaron créditos ajustados por los UVAs de Sturzenegger. Los mismos afirmaban que desde que salieron los créditos, la inflación oficial había acumulado 37,4%, mientras que las UVAs habían subido 42,7%.

Los clientes que solicitaron en el último tiempo un crédito para cerrar una operación inmobiliaria por una cifra -por ejemplo- de $1 millón (que era el equivalente a US$57.000 a inicios de diciembre), hoy ven que con ese mismo monto pueden adquirir unos US$50.400. Es decir, casi 12% menos.

Haciendo historia
Con la ley 1050, allá por los años 90, muchos perdieron sus casas o departamentos, por no poder pagar las cuotas y la deuda de capital se iba por las nubes. Los remates judiciales fueron el final de un sueño para muchos argentinos.
En el 2001, igual que hoy, las cuotas superaron los ingresos y la deuda en capital que se indexaba, crecía; es decir que, cada vez los deudores debían más igual que hoy.
Por no poder pagar, muchos departamentos fueron a remate. El escenario advierten los especialistas, es igual que en el 2001. Unos años antes del 2001, muchos calificaron para acceder a un crédito hipotecario, y vivían el sueño de la casa propia. La consecuencia fueron los remates judiciales de casas y departamentos.

En éstos dos años el público le creyó al gobierno y a las metas de inflación y eso produjo que nuevos interesados contrajeran créditos sin tener en cuenta que la cuota podría elevarse muy por encima de su salario y la deuda de capital asciende.

La suba del dólar y la suba del combustible, complica más a los deudores. Al principio sólo se pagan intereses y no capital; por lo que la cuota mensual crece y el capital también porque se actualiza por los UVA. Cada vez se debe más y mucho más en una economía donde el mercado es volátil y las operaciones inmobiliarias se dolarizaron.

FacebookTwitterWhatsAppGoogle+
Comentarios
[fbcomments]

Aviso editorial: Su comentario será observado por un administrador y aguardará aprobación.