Licenciada en Sociología por la UBA, Directora de Diario La Verdad.

5 febrero 2017 8:57 am Del editor al lector
Por Nora Toia

Se solicitó se investigue la barranca demontada

se robó la barranca

El municipio de San Nicolás inició ya hace tiempo el desmonte de la barranca, que ya denunciara este medio, constituyendo delito de daño a la propiedad. El desmonte hoy se encuentra concretado en más del 90% de la propiedad.

A pesar que la propiedad es inviolable y está tipificada en nuestra Constitución Nacional y provincial, el municipio de San Nicolás avanzó sin permisos, ni expropiación otorgada, sobre la barranca de San Nicolás en la costanera, aclarando que la posesión judicial solicitada por el municipio, no fue concedida.

En agosto del 2015, el Dr Fernando José Ponte, solicitó remitir una causa a la Asesoría Pericial Departamental y a la fiscalía correspondiente, para que se investiguen los hechos por los cuales el municipio desmontó la barranca en un predio de su propiedad, constituyéndose como particular damnificado e inició acciones legales por usurpación, daño, y hurto, dejando constancia que el municipio ingresó al predio iniciando el desmonte de la barranca, conociendo que su propietario se oponía al ingreso.

La barranca desmontada fue cargada en camiones y retirada del lugar, hecho que puede configurar el delito de robo o hurto.

En la denuncia realizada, el municipio pretendió justificar su accionar, alegando interés público, razones de urgencia y que el inmueble es objeto de juicio de expropiación. Cosa que no pudo probar, dándole la justicia la razón al Dr. Fernando Ponte.

En nuestro ordenamiento jurídico vigente, se establece que mientras no exista expropiación o entrega anticipada de posesión, el bien a expropiarse está sujeto a las garantías legales y derechos que detenta el propietario y que le concede de igual modo la ley. En éste caso puntual, no existe expropiación como quiso hacer saber el ejecutivo municipal de forma engañosa ni se le concedió la entrega anticipada de posesión.

Ante el fuero contencioso administrativo el municipio no pudo demostrar las razones de urgencia de desmontar, y no fue concedido el pedido de posesión inmediata.
Si bien se estableció desde el 2015 la oposición a que ingrese el municipio al predio, igualmente y hasta la actualidad, sigue desplegando de forma ilegítima y desacertada el avance sobre ésta propiedad privada, por lo que pueden configurarse los delitos de daño a la propiedad, robo o hurto, y usurpación.

El accionar municipal produjo daños a la barranca, sin permisos, y a los propietarios de los alrededores.

La municipalidad de San Nicolás a pesar de no haber obtenido la posesión judicial de la zona mencionada, permanece ocupando el predio; ocupación que es ilegítima, carente de derecho, arbitraria, fundada únicamente en su voluntad, sin respaldo de sentencia judicial. Dicha ocupación está cumplida con la instalación en el predio de la Comisaría Comunal, cuestión que es de dominio público.

Por todo ello, se solicitaron oportunamente intervenciones judiciales, se designe perito agrimensor y se realice una pericia de la barranca que fue desmontada y retirada del mismo, una pericia fotográfica, se agregue documentación presentada y se solicita urgente investigación al fiscal interviniente.

En la foto puede verse un camión privado llevándose lo poco que queda de la barranca; los camiones municipales trabajando para la empresa adónde va a parar la tosca y la casa de los hermanos Moreira, que también sufrieron el arrebato de sus tierras, dejando su propiedad al borde de la barranca literalmente comida que se advirtió oportunamente por nuestro medio.

Al día de hoy, el municipio continúa con su obra de desmonte de una barranca que puede haber alterado el curso de las napas de agua, vendiendo a terceros la costa e impunemente avasalla la propiedad privada desde entonces.
La justicia no detuvo el desmonte ni la usurpación o el municipio desoyó a la justicia e impunemente sigue avanzando sobre propiedades privadas para objetivos poco claros.
El dinero de la tosca vendida, ‘a dónde fue a parar ese dinero y a qué cuentas? son algunas de las preguntas que los nicoleños debemos hacer y que alguien conteste.

Foto: Diariolaverdad

FacebookTwitterWhatsAppGoogle+
Comentarios

Aviso editorial: Su comentario será observado por un administrador y aguardará aprobación.